Cerca
  • Voce.com.ar

GIORGIO ARMANI, EL SEÑOR DE LA MODA.

Un 11 de julio del 34, en la Emilia Romagna, en la ciudad de Piacenza, nacía Giorgio Armani Raimondi.

De muy joven, su pasión primaria fue la fotografía a la que dedicó gran parte de tiempo y búsqueda, la cual fue determinante a la hora de marcar un criterio estético para lo que luego sería su camino en la vida.

La medicina, fue también otra de las pasiones que el joven Giorgio transitó y que lo que lo llevó a estudiar casi 3 años en la Universidad de Milán, hasta el momento de cumplir con el servicio militar en el 57, momento en que, por razones laborales, comienza a desempeñarse en los grandes almacenes “La Rinascente” como diseñador de escaparates.

Esa actividad, en donde se plasmaba su talento en la creatividad, diseño y la estética, lo va proyectando al mundo de la moda.

Ya en los 60, es contratado como diseñador de la por entonces creciente, NINO CERRUTI, que le permite lograr una experiencia y conocimiento en el mundo de la moda, muy notables, tras lo cual se decide dejar esa “comodidad” y se lanza al riesgo de su propia empresa, inicialmente centrada en la moda masculina y a posteriori integra la gama femenina, con la presencia de su hermana Rosanna a la firma.

Los diseños con sello Armani, se caracterizaban por la conjunción de COMODIDAD, ELEGANCIA, FANTASIA, habitualmente de líneas rectas y mas bien sobrias, con una selección de materiales muy cuidada y de alta calidad.

En lo que respecta a sus colecciones de mujer la estética siempre fue hacia una línea mayormente andrógina, sin resaltar formas sino apuntar a la estilización de la figura vertical y presencia sin estridencias, en donde el colorido no es protagonista.

Giorgio Armani, ha logrado que su nombre fuera UNA MARCA, no solo porque así lo determinaron sus etiquetas, sino porque sus diseños e ideas, fueron y son, símbolo de elegancia, en comparación con otros diseñadores contemporáneos, mas arriesgados y transgresores.

La moda que interpreta Giorgio, no representó nunca quiebres o cambios bruscos, lo cual le permitió imponerse ante la necesidad de tantas personas que demandan una opción segura e infalible, para vestir en eventos o acontecimientos importantes.

Figuras y personajes del mundo, han elegido y eligen, a Armani para vestir, y ya no solo en sus apariciones públicas sino también en sus filmes, un ejemplo de ello, entre tantos otros, es el de “American gigoló” con un recién aparecido Richard Gere, vistiendo sus trajes.

La cantante Beyoncé es otro de sus iconos, siendo imagen publicitaria de otro producto, importantísimo en su marca, como lo son sus perfumes, en su fragancia Diamonds.

Elegancia, estilo, sobria sofisticación y sobre todo, mucho talento, es lo que caracterizó siempre el nombre ARMANI.

Indumentaria, desde lo mas formal hasta lo mas sport, tanto para la el hombre como para la mujer, pasando también por los detalles, los accesorios y las fragancias.

Con mas de 350 tiendas en todo el mundo, la gama Armani logró extender su prestigio desde la alta costura hasta sus colecciones Prive, Armani Jeans, y todas sus variantes que se adaptaron a muchas opciones económicas, lo que le permitió llegar a múltiples mercados y públicos posibles.

El éxito y los logros conquistados por Giorgio Armani en el mundo de la moda, fueron tales que no sería descabellado hablar de una ERA ARMANI.

Con sus casi 80 años, este italiano brillante, ya convertido en un mito viviente de la moda, define a la perfección su visión de la misma:

“Las marcas de lujo has cometido un error al imitar el modelo de la moda rápida “

Giorgio Armani, el hombre moda, el creador, el señor de la alta costura pero también de lo accesible, sin perder el estilo.


“Me gustaría que la gente supiera varias cosas: que creé un estilo que también es un estilo de vida; que supe abarcar con él desde moda hasta diseño de interiores; que lo difundí por todo el mundo; que hice todo a mi manera”

Giorgio Armani.

El señor de la moda.